La importancia del cuidado de la piel

La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo; es el tejido que hace la función de cubrirnos y protegernos, por eso es importante mantenerlo bien cuidado. Para ello, debemos tener en cuenta la nutrición y la hidratación. Es conveniente, en primer lugar, tener una dieta adecuada, rica en proteínas, ácidos grasos insaturados y vitaminas A, B y C. Por otra parte, mantener la piel hidratada es necesario para protegerla de posibles agresiones externas y frenar su envejecimiento; para ello es recomendable beber mucha agua y usar cremas hidratantes de forma habitual, especialmente para afrontar la exposición solar o condiciones de exceso de frío.

 

Las quemaduras solares suelen ser las causantes de la descamación, o sea, la muda de la capa superior de la epidermis en pequeños pellejos de piel muerta. El uso de cremas protectoras es indispensable para evitarla; y el mejor tratamiento para combatirla es la hidratación. Por otro lado, el frío (entre otros factores como el estrés o el contacto con ciertas substancias) puede ocasionar dermatitis atópica, irritación de la piel que se desarrolla a través de brotes, y que debe tratarse con cremas hidratantes corporales y faciales con ingredientes activos de acción restauradora y protectora.

No Comments

Post a Comment