Vitaminas y probióticos para pasar el invierno

El frío ha llegado este año más fuerte de lo que nos tenía acostumbrados, y muchos ya estamos sufriendo sus efectos: para combatirlo, nuestro cuerpo necesita consumir más energía y sus defensas bajan; además, los virus, que se reproducen mejor en ambientes con bajas temperaturas, campan a sus anchas amenazándonos con hacernos sufrir los estragos del resfriado. Esto afecta especialmente a los niños, cuyo sistema inmunitario aún está en desarrollo, y a las personas mayores, que ven cómo sus defensas responden más lentamente ante las amenazas. Por suerte, para prevenirlo nuestro cuerpo cuenta con dos aliados de lujo: las vitaminas y los probióticos.

 

Las vitaminas son nutrientes imprescindibles para el funcionamiento y desarrollo de nuestro cuerpo, para nuestra salud y nuestra actividad física cotidiana. La mayoría de vitaminas esenciales no pueden ser elaboradas por el organismo, por lo que es necesaria su ingesta en alimentos naturales; aún así, por mucho que sigamos una dieta equilibrada, no siempre es posible aportar todas las vitaminas que el cuerpo necesita en su día a día. Esta carencia se puede compensar tomando complementos multivitamínicos, que se encuentran fácilmente en farmacias en diferentes formatos que se adaptan a nuestras necesidades. Los comprimidos Akrovital Pura Energía, por ejemplo, ofrecen un refuerzo de nueve vitaminas de origen 100% natural y sin ingredientes químicos para ayudarnos a afrontar el día con la máxima vitalidad. Pharmaton, por su parte, cuenta con un amplio catálogo de productos destinados a disminuir nuestra fatiga física y mental, y a reforzar nuestras defensas; mientras que los complementos vitamínicos Multicentrum presentan una fórmula que, entre otros beneficios, contribuye al funcionamiento normal del corazón y favorece el buen mantenimiento de la piel.

 

Por otro lado, los probióticos son microorganismos vivos que, ingeridos en cantidades adecuadas, aportan beneficios para la salud. Se incluyen dentro de la categoría de los llamados alimentos funcionales, es decir, aquellos que además de destacar por sus cualidades nutricionales, son beneficiosos para nuestro organismo. Los más conocidos son los yogures y otros productos fermentados de la leche. En la farmacia pueden encontrarse complementos probióticos como Akrobiotics Defensas, que contribuye al funcionamiento del sistema inmunitario; o Profeden, que regula la flora y el tránsito intestinal corrigiendo posibles desequilibrios y trastornos. Todo ello para ayudarnos a pasar el invierno de la forma más sana posible.

0